Los pacientes con dolor generalizado, fatiga crónica y fibromialgia requieren un abordaje multidisciplinar para conseguir una mejora en su estado de salud.

Uno de los tratamientos de indolor consiste en la aplicación de tratamientos endovenosos con diferentes fármacos (lidocaína, magnesio…).

 

La lidocaína es un bloqueados de los canales de sodio en la membrana celular neuronal que suele estar alterada en diferentes trastornos que cursan con dolor crónico.

 

Los tratamientos endovenosos se administran en sesiones de 60 minutos y suelen repetirse semanalmente durante 3 semanas. Durante la administración se controlan las constantes vitales del paciente en todo momento.