• 20 SEP 19
    • 0
    La mochila del cole y la espalda de los niños

    La mochila del cole y la espalda de los niños

    Después de unos días de toma de contacto, la vuelta al cole comienza con los libros que vienen y van en la mochila, para que los niños repasen para sus primeros controles. Los deberes de inglés, de lengua y de matemáticas no solo pesan en el día a día sino también en la espalda de los niños.

    ¿Qué consecuencias tiene el exceso de peso en la espalda de los niños

    Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se recomienda que el peso de la mochila no supere el 10% del peso del niño. Sin embargo, a la hora de la verdad, si en un mismo día hay clase de Ciencias Sociales y Naturales, Matemáticas, Lengua y Literatura, Inglés, Música y Plástica, por ejemplo, los niños ya tienen que cargar con seis libros, más los cuadernos de ejercicios, el estuche, el almuerzo y, si también hay clase de Educación Física, debemos añadir el peso extra de la mochila de deporte. ¿Alguien da más?

    Queda claro que la recomendación de la OMS no se cumple, aunque tampoco creemos que estar rozando el 10% del peso de un niño sea totalmente recomendable para el correcto desarrollo de su columna, sobre todo cuando hablamos de la primera infancia.

    La sobrecarga que genera la mochila en el cuerpo del niño puede ejercer presión sobre sus músculos y articulaciones, ocasionando problemas en la espalda y los hombros, desde dolores de espalda hasta escoliosis y artrosis temprana. Además de la espalda y los hombros, hay otras partes del cuerpo, como cuello, cadera y rodillas, que pueden sufrir las consecuencias del exceso de peso que cargan los niños en su camino de ida y vuelta al colegio.

    ¿Qué podemos hacer para evitar estas lesiones de espalda en niños?

    En primer lugar, debemos comprar la mochila adecuada. Una mochila escolar debe adaptarse correctamente a la espalda del niño; tener los tirantes o correas regulables, planos, anchos y acolchados; contar con un cinturón que se pueda atar en la cintura para distribuir mejor el peso; tener el respaldo acolchado y un refuerzo extra en la zona lumbar, ya que es el área donde golpea al andar y recae la mayor parte del peso y su tamaño no debe ser más grande que la espalda del niño.

    Además de las recomendaciones anteriores sobre la elección de la mochila, cabe tener en cuenta la importancia de la correcta distribución del peso, ya que es mejor que los elementos más pesados vayan al fondo de la mochila, lo más lejos posible de los hombros y, además, la mochila debe portarse adecuadamente, es decir, con ambos tirantes correctamente colocados sobre los hombros, con la espalda recta y únicamente durante un tiempo aproximado de 15 minutos.

    Así mismo, para prevenir los dolores de espalda es fundamental, además de llevar la mochila adecuada, tener un buen tono físico. Los niños deben acostumbrarse a realizar ejercicio desde pequeños, ya que deportes tan completos como la natación, ayudan tanto a evitar lesiones como a desarrollar la musculatura correctamente.

    Si, después de todo, aparecen los dolores, es importante llevar al niño a un especialista, para que este pueda observar el estado de su columna y valore la solución en su caso.

    Por tanto, ni las mochilas clásicas, ni las bandoleras, ni las taquillas, ni las mochilas con ruedas son la solución; la única clave que tenemos en nuestra mano es lograr que los niños transporten menos peso a las aulas, ¿lo conseguiremos?

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (en adelante, LOPD), indolor, titular del sitio web indolor.es (en adelante, el sitio web), informa al usuario de este sitio de la existencia de un fichero automatizado de datos de carácter personal creado por indolor y bajo su responsabilidad.

ACEPTAR
Aviso de cookies