• 05 FEB 19
    • 0
    He vuelto a dar clases de piano gracias a un tratamiento con PRP

    He vuelto a dar clases de piano gracias a un tratamiento con PRP

    Nuestra paciente Elena, profesora de piano clásico, comenzó su tratamiento en Indolor en septiembre de 2017, con 41 años. Llegó a la clínica con un cuadro de artrosis en ambas manos, y epicondilitis en los dos codos. Tras someterse a un tratamiento con PRP (Plasma Rico en Plaquetas), una terapia de medicina regenerativa, quiere compartir su historia para ayudar a aquellas personas que se encuentran en alguna situación parecida de dolor crónico.

    Con el comienzo del curso en 2016, me destinaron a un nuevo conservatorio donde mi puesto de trabajo era completamente diferente a los que había desarrollado anteriormente. La jornada laboral me exigía unos niveles de esfuerzo superiores, así como la necesidad de invertir muchas horas frente al piano, fuera de mi horario, para poder aprender y adaptarme a esa situación.

    Comencé a notar molestias en mis brazos, dolores que nunca había sentido, y que día a día crecían, por lo que decidí consultar con el médico de la mutua que me correspondía. Todo venía derivado del sobresfuerzo que estaba realizando y, tras pasar por varios especialistas, me recetaron antiinflamatorios y reposo.

    Superado el parón que me permitieron las navidades en aquel momento, me vi en la misma situación. De nuevo tenía que volver a mi costoso ritmo laboral y aún nadie me había realizado pruebas que concluyera un diagnóstico claro para mi lesión profesional, por lo que decidí buscar otra solución. Así fue como llegue a para a Indolor.

    En la primera consulta con Indolor sentí por primera vez que me escuchaban y valoraban que era más que un dolor, que era un impedimento para desarrollar mi vida laboral y personal. Había llegado a un punto en el que movimientos como abrocharme el sujetador o peinar a mis hijas estaban acompañados de tal grado de dolor, que me resultaba imposible llevarlos a cabo.

    El equipo médico de Indolor valoró mi caso con mimo y detalle, me derivaron a diferentes especialistas para mirar mis muñecas y estudiar mis nervios, hasta que el Dr Orduña, a quien estoy muy agradecida, me propuso una solución que me ayudaría a largo plazo: la terapia de PRP. Comencé a notar mejora desde la primera infiltración, y según avanzaban las sesiones me di cuenta de que no se trataba de una solución temporal, sino que estaba logrando eliminar el dolor de forma constante.

    Ahora sigo en tratamiento con Indolor, principalmente con Quique, el psicólogo. Y aunque voy a consultas mucho más distanciadas que al principio, no dejo de incluir en mi día a día los patrones de cuidado físico y nutricional que me enseñaron Pau y Sandra, que son el fisioterapeuta y la nutricionista de Indolor, patrones que mantienen las mejoras logradas.

    He vuelto a dar clases de piano, y lo que es mejor, vuelvo a tocar con ganas e ilusión, sin dolor. Estoy verdaderamente contenta y agradecida con el trato recibido por parte de todo el equipo de clínica Indolor, sé que siempre puedo acudir a ellos y eso tiene mucho valor.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (en adelante, LOPD), indolor, titular del sitio web indolor.es (en adelante, el sitio web), informa al usuario de este sitio de la existencia de un fichero automatizado de datos de carácter personal creado por indolor y bajo su responsabilidad.

ACEPTAR
Aviso de cookies