• 13 SEP 21
    • 0
    ¿Cuándo acudir a una Unidad del Dolor?

    ¿Cuándo acudir a una Unidad del Dolor?

    Cuando el dolor es algo más que un síntoma, cuando el dolor se ha apoderado de nuestro día a día y lo consideramos en sí como una enfermedad, es el momento de acudir a una Unidad del Dolor en busca de una solución.

    Estamos acostumbrados a ir al traumatólogo cuando sufrimos algún traumatismo, al dermatólogo cuando tenemos alguna patología en la piel o al otorrino cuando nos duelen los oídos, pero ¿qué hacemos cuando sufrimos dolor crónico?

    Normalmente los pacientes con dolor crónico acuden al especialista de la región en la que sufren dolor esperando una respuesta a su malestar y una solución a su problema. Pero, a veces, el dolor no es solamente un síntoma sino una enfermedad en sí misma.

    La Unidad del Dolor, compuesta por anestesiólogos y en el caso de la clínica indolor, por un equipo multidisciplinar, especialista en el tratamiento del dolor crónico, formado por médicos, fisioterapeutas, psicólogos, nutricionistas y recuperadores funcionales, es la encargada de atender y dar una solución a las personas que padecen dolor.

    Poco a poco la especialidad de medicina del dolor se va abriendo un hueco en el conocimiento popular, debido a su prevalencia. Change Pain, en su primera revisión epidemiológica sobre el dolor crónico no oncológico en España, señala que 6,10 millones de adultos viven con dolor, lo que corresponde al 17,25% de la población. La mayoría son mujeres siendo los dolores más habituales los de espalda (60,53%), articulares (40,21%), cabeza (34,72%) y cervicales (28,62%).

    Los tipos de dolor son:
    Dolor Articular. Normalmente producido por el desgaste del cartílago y una pérdida de amortiguación, que deja desprotegido los extremos de los huesos, produciendo una fricción mayor y desencadenando un proceso doloroso.
    Dolor Postquirúrgico. Es una una consecuencia de una operación y normalmente remite al cabo de unos días, con tratamiento, pero también puede agravarse, agudizarse y cronificarse.
    Dolor Neuropático. Los dolores más populares son la ciática y la neuralgia postherpética. Este tipo de dolor se desencadena normalmente por la alteración de estructuras del sistema nervioso central y periférico.
    Dolor Oncológico. El crecimiento de un tumor o la propia metástasis puede comprimir estructuras colindantes a la zona que desencadenen dolor. Además, la radioterapia, quimio o incluso el tratamiento quirúrgico, pueden resultar también una fuente importante de dolor.

    Todos los tipos de dolor deben de ser tratados de manera personalizada, atendiendo a su origen y centrando los esfuerzos en abordar la causa o la situación del paciente desde una perspectiva multidisciplinar.

    La medicina no es excluyente en el tratamiento del dolor crónico, así pues debemos de tener en cuenta los beneficios de la fisioterapia, tanto en casos de prevención como de rehabilitación, la psicología en materia de acompañamiento y superación del proceso doloroso, la nutrición en cuanto a la necesidad de apoyar el tratamiento en una dieta equilibrada -muy necesaria en casos de sobrepeso-, o la recuperación funcional, una terapia que nos permite restaurar las funciones básicas de nuestro cuerpo.

    En indolor podemos ayudarte a paliar ese dolor que te incomoda cada día.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (en adelante, LOPD), indolor, titular del sitio web indolor.es (en adelante, el sitio web), informa al usuario de este sitio de la existencia de un fichero automatizado de datos de carácter personal creado por indolor y bajo su responsabilidad.

ACEPTAR
Aviso de cookies